Recolección de semen

Todo el material que vaya a recibir y estar en contacto con el semen debe guardar dos condiciones indispensables:

  1.  Debe estar limpio y esterilizado.
  2.  Debe estar previamente atemperado a 37ºC.

El eyaculado se recogerá directamente en vaso de precipitados u otros recipientes desechables (vaso o bolsa de plástico) situados dentro de un termo para mantener la temperatura cercana a los 37ºC, a la vez sobre el vaso se coloca una gasa para que durante la recolección se impida la mezcla de la fracción espermática del eyaculado con el gel o tapioca actuando como filtro.

Cuando el animal está sobre el potro, se debe realizar un vaciado de la bolsa prepucial, presionando la misma para eliminar los restos de orina que hubiere. Cuando el verraco exteriorice la punta del pene, éste se sujeta situando la mano de tal forma que los dedos queden al borde de la espiral del glande o “tirabuzón” del pene, sin ejercer una gran presión y traccionándolo con suavidad hasta lograr su total amplexación, de esta forma se mantiene horizontalmente procurando que el eyaculado caiga sobre el recipiente manteniéndose así durante toda la eyaculación. Con eyaculados que tengan problemas de aglutinación es conveniente realizar la recolección sobre 100 cc. de diluyente MR-A a 37ºC.

FRACCIONES DEL EYACULADO

El eyaculado del verraco se compone de las siguientes fases:

  • Fracción pre-espermática, es la primera emisión de eyaculado, no interesa recogerla ya que no contiene espermatozoides y suele tener una carga alta contaminante. Es transparente, muy líquida y escaso volumen 10 – 15 cc aproximadamente.
  • Fracción espermática o rica en espermatozoides, viene a continuación de la primera fase y sale rápidamente debido a la primera contracción que sufre la cola del epidídimo. Es de color blanco y muy densa de aspecto “lechoso”. Tiene una gran concentración de espermatozoides y un volumen cercano a los 100 cc. Esta es la fracción que más nos interesa recolectar para la I.A.
  • Fracción post-espermática o pobre en espermatozoides, constituida por secreciones de las glándulas accesorias del aparato reproductor del verraco y con escasos espermatozoides. Es de color blanquecino transparente, con grumos gelatinosos a lo largo de su emisión, con un volumen aproximado de 200 cc.; y puede estar intercalada con emisiones intermitentes de fracción rica, por lo que conviene estar atento para aprovecharlas durante la recogida. Esta fracción al tener gran cantidad de plasma seminal actúa estimulando a los espermatozoides, por lo que su utilización en I.A. no es recomendable si queremos conservar el semen por más de 24 horas.

Durante todo el eyaculado, sobre todo en la primera y tercera fase se expulsan unos grumos gelatinosos conocidos vulgarmente como “tapioca” procedentes de las glándulas de Cowper que actúan como tapón para el cervix de la cerda en condiciones de monta natural. Este gel o tapioca no interesa recogerlo ya que provoca la gelificación del líquido seminal y debe filtrarse a través de la gasa situada en el vaso de recogida.

Una vez recogido el semen, debe llevarse inmediatamente al laboratorio para su contrastación y procesado.
Se realizará la recogida de la fracción rica o bien una fracción intermedia de 150 cc o superior cuando la concentración sea elevada y el número de dosis previstas para preparar nos indique que la dilución (semen-diluyente) puede ser superior a 1:25.